Passiones
<object type="application/x-shockwave-flash" height="375" width="500" id="jtv_flash" data="http://www.justin.tv/widgets/live_embed_player.swf?start_volume=1.0&backgroundImage=&channel={IDENTIFIER}&auto_play=false" bgcolor="#000000">
<param name="allowFullScreen" value="true" />
<param name="allowScriptAccess" value="always" />
<param name="allowNetworking" value="all" />
<param name="movie" value="http://www.justin.tv/widgets/live_embed_player.swf" />
<param name="flashvars" value="start_volume=1.0&backgroundImage=&channel={IDENTIFIER}&auto_play=false" /> </object>

PERSONAJES DE LAS CRONICAS VAMPIRICAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PERSONAJES DE LAS CRONICAS VAMPIRICAS

Mensaje por Mekare el Jue Ago 29, 2013 5:03 pm


Louis de Pointe Du Lac
Es el personaje central del primer libro de las Crónicas Vampíricas de Anne Rice "Entrevista con el Vampiro", y creo que es el más conocido (o al menos el mas querido por "ellas"), ya que fue interpretado por el actor Braaaad pit en la mundialmente conocida película que lleva el mismo nombre que el libro.

Louis es convertido en vampiro por Lestat, quien se había "enamorado" de la belleza de Louis, de su fina cortina de cabello oscuro y del dulce aroma de la sangre criolla que emanaba su ser.
Pero Louis al ser convertido en vampiro, comienza a ver la crueldad que se forja al vampirismo al tener que asesinar vida humana para vivir, por lo que rechaza su condición y los dones que esta conlleva, y durante mucho tiempo se alimenta de animales. En compañía de Lestat mantiene constantes conflictos debido a que este no le enseña la verdadera naturaleza del vampiro y el significado que esta tiene.

Louis es algo especial, ya que a lo largo de la historia de las Crónicas siempre tiene presente ese "amor por los humanos", por lo que se hace un personaje bien atractivo sicológicamente, con esos constantes cuestionamientos acerca de su naturaleza vampírica.

Aparece nuevamente en otros libros de Rice, como en La Reina de los Condenados, El ladrón de cuerpos y Merrick, donde hace su última aparición. En las últimas novelas se analizan más los sentimientos humanos que tiene, y su inevitable decisión de morir.




















































_________________

avatar
Mekare
Supervisora
Supervisora

Mensajes : 8521
Fecha de inscripción : 22/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSONAJES DE LAS CRONICAS VAMPIRICAS

Mensaje por Mekare el Jue Ago 29, 2013 5:08 pm


Muy diferentes de los vampiros clásicos, aunque también sea inmortal y se alimente de sangre humana, el vampiro Lestat tiene poco que ver con los muertos: al contrario, es un personaje lleno de vida cuya apasionante biografía abarca desde el lascivo París del siglo XVIII a la Roma de Augusto y la Bretaña de los druidas; desde el Egipto satánico de la prehistoria al mundo frenético de las estrellas del rock.. Toda la historia, prácticamente, mientras busca el secreto de su propia inmortalidad.





























_________________

avatar
Mekare
Supervisora
Supervisora

Mensajes : 8521
Fecha de inscripción : 22/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSONAJES DE LAS CRONICAS VAMPIRICAS

Mensaje por Mekare el Jue Ago 29, 2013 5:11 pm


CLAUDIA
La niña vampira, eterna Lolita


Yo fui mortal para ti -dijo, y cuando alcé la vista, la ví sonriente pero la suavidad de sus labios era evanescente, y, en un momento su mirada pasó de largo, como escuchando una música distante, importante. -Tú me diste tu beso inmortal. - dijo, pero no a mí sino a sí misma. -Tú me amaste con tu naturaleza de vampiro.
(Entrevista con el vampiro, Anne Rice)

Es Claudia un personaje singular e irrepetible. Se la echa mucho de menos en el resto de la saga de Anne Rice y en la película se come a Louis y a Lestat cada vez que los rizos de oro, la sonrisa ingenua y maligna a un tiempo y el cuerpo pequeño de esta niña eterna aparecen en escena.

Me cuesta catalogarla como malvada ya que, a pesar de ser vampira y de disfrutar de su condición quizás es porque aceptó su destino con resignación, frustrada como estaba por no poder crecer.

Es desesperantemente desgarradora su mirada y su primera frase como vampira ese ¡Quiero más! que me hiela la sangre cada vez que lo leo o lo escucho.

Y es que, Claudia es, en cierto modo como "Alicia en el país de los horrores", rodeada de muerte, lascivia, sangre y dolor. Y sin madre. Sin pasado. Sin futuro. Sin destino.

No creo que su necesidad de una figura maternal fuese lo que hizo que se refugiase en Madeleine, sino el dolor profundo que sintió al ver como su amado Louis se alejaba poco a poco de ella para siempre.

El amor de Claudia por Louis es recíproco y puro, dulce, casto, amable y triste a la vez, sobre todo por la imposibilidad de ser real.

Parece increible que una criatura tan aparentemente frágil, suave e inocente pueda albergar tanta maldad y furia en su interior.

Es sobrecogedora la escena en la que, tras sacar toda su fuerza interior para enfrentarse a Lestat, dicho sea de paso, aquí Louis queda como un auténtico cobarde, pero es cuando pide a Louis que la levante del suelo ya que sus faldas están mojándose con la sangre del cuello que ella acaba de rebanarle a Lestat, en ese momento, ella, con el cuchillo aún en la mano, recupera parte de su inocencia parte de su "quiero-ser-y-no-puedo-ser-porque-mi-estatura-no-me-lo-permite".

Me parece un personaje sorprendente y pienso que su muerte es injusta, además no entiendo como Anne Rice prescinde de ella tan pronto, ya que tiene una facetas tan ricas y variadas que le habría dado mucho juego en sus posteriores novelas.

Aunque, habrían sido amargas las historias vividas por Claudia, por su obligada niñez eterna. Y siempre nos habríamos seguido preguntando, como sin duda se cuestionaba ella: ¿Cómo habría sido si hubiera tenido la oportunidad de crecer?













































_________________

avatar
Mekare
Supervisora
Supervisora

Mensajes : 8521
Fecha de inscripción : 22/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSONAJES DE LAS CRONICAS VAMPIRICAS

Mensaje por Mekare el Jue Ago 29, 2013 5:14 pm


















_________________

avatar
Mekare
Supervisora
Supervisora

Mensajes : 8521
Fecha de inscripción : 22/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSONAJES DE LAS CRONICAS VAMPIRICAS

Mensaje por Mekare el Jue Ago 29, 2013 5:17 pm


Nombre que se conoce en la actualidad: Armand
Nombre Original: Andreí
Nombre que tuvo luego: Amadeo (Amado por Dios)
Edad Original: Más de mil años es imposible calcular la fecha exacta
Edad que aparenta: 17 años
Lugar de nacimiento: Rusia
Avatar: Ben Barnes


Historia del personaje

Armand comienza relatándole su vida a David Tabolt, un ex miembro de la orden de Talamasca que Lestat convierte en vampiro. Este comienza su historia de vida cuando lo secuestraron para llevarlo a Constantinopla, no recordaba absolutamente nada de su pasado, no hablar y mucho menos entendía el idioma del cual se manejaba en aquella cuidad nueva para él.
“...Me arrojaron sobre una gruesa alfombra turca, semejante a las suntuosas
alfombras que uno ve en un palacio, utilizada para exhibir mercancía de lujo.
Tenía el pelo húmedo y largo; alguien lo había cepillado con tanta energía que
me dolía la cabeza. Todos los objetos personales que me pertenecían me los habían
arrebatado de mi persona y mi memoria. Iba cubierto sólo con una vieja y raída
túnica de tejido dorado. La habitación era húmeda y calurosa. Estaba hambriento,
pero como no tenía la menor esperanza de que me dieran de comer, deduje que
era un dolor que me atormentaría durante un rato y luego se desvanecería de
modo espontáneo. La túnica debía de conferirme un cierto aire a ángel caído. Tenía
unas mangas largas y holgadas, y me llegaba a las rodillas.
Cuando me levanté, descalzo, y vi a esos hombres, comprendí lo que
deseaban, que eran unos seres viciosos y despreciables y que el precio de su vicio
era el infierno. Evoqué las críticas de mis mayores ya difuntos: demasiado lindo,
demasiado suave, demasiado pálido, en sus ojos se refleja el diablo y tiene una
sonrisa endiabladamente seductora.”
Como si el muchacho no existiera allí, comenzaron a regatear ¿Quién se quedaría con el joven hermoso? El muchacho, carente de nombre hasta ese entonces, comenzó a reírse a carcajadas, pues lo habían tomado como una hermosa muchacha. Uno de los mercaderes, un hombre alto y delgado con los pómulos y la mandíbula pronunciados, avanzó hacia él y le palpó los hombros y el cuello.
Luego le levantó la túnica. Yo quedando inmóvil, ni enfurecido ni temeroso,
simplemente paralizado. Ésta era la tierra de los turcos, y sabía lo que les hacían
a los muchachos. Pero nunca, él, había visto una ilustración ni había oído relatar
ninguna historia sobre esa tierra, ni conocía a nadie que hubiera vivido en ella, que
la hubiera visitado y regresado a casa... “Mi casa... Supongo que yo deseaba olvidar quién era, obligado por la
vergüenza que sentía. Pero en aquellos momentos, en aquella habitación semejante
a una tienda de campaña con su floreada alfombra, entre mercaderes y tratantes
de esclavos, me esforcé en recordarlo como si, al descubrir un mapa en mi interior,
éste me hubiera facilitado el medio de huir de allí y regresar a mi hogar.
Logré recordar unos pastizales, una región agreste donde nadie ponía jamás
los pies salvo para... No obstante, tenía lagunas en mi memoria. Yo había estado
en esos pastizales, desafiando al destino, estúpidamente pero no contra mi
voluntad. Transportaba algo de suma importancia. Después de desmontar de mi
caballo, tomé un voluminoso fardo que estaba sujeto a los arreos de cuero y eché a
correr sosteniendo el fardo contra mi pecho.”
Luego de que trasladan al chico en un barco, llega a Venecia, Italia y queda maravillado por la hermosa cuidad, llevado allí por un anciano que le hablaba en forma suave y decente, de lo cual Armand no sabía expresarse, aunque entendía cada palabra que ellos hablaban. Se aferraba a algunos recuerdos que no acudían a su cabeza, aunque en algunas ocasiones aparecían en sueños que lograba hacerlo despertar con pesadillas.
Un día, mientras dormía, sintió como algo duro lo tocaba, rápidamente abrió los ojos y se encontró con un hombre que lo abrazaba “y
esas cosas que parecían de piedra o de metal eran sus dedos. El hombre me miró
preocupado con unos ojos azules y amables.”
Y aquel pronunció con suave susurros un nuevo nombre “Amadeo”. Embelesado por su extrema belleza, comenzó a hablar pronunciando algunas palabras “No soy Jesucristo, hijo mío” .
Fue allí que la vida de Amadeo se entrelazó con la de Marius, quién lo acogió en su mansión, donde le enseño todo lo relacionado al arte, a amar a otras personas, debido que allí conoció a otros alumnos del gran Marius y también conoció el arte de amar. Primero se enamoró profundamente de su maestro, aquel que le enseñaba toda clases de cosas y luego de Bianca, una cortesana que en varias oportunidades estuvo con Amadeo.
Todos los pupilos de la casa de Marius, sabían que este no comía con ellos y que de día se ausentaba, aunque ninguno se cuestionaba absolutamente nada y se lo trataba con mucho respeto.
“...En una ocasión me quedé semidormido. El aire tenía una tonalidad rosácea y
dorada. Me envolvía un dulce calor. Sentí sus labios sobre los míos, su lengua
moviéndose como una serpiente en mi boca. Un líquido, un delicioso y ardiente
néctar me llenaba la boca, una poción exquisita que se deslizó a través de mi
cuerpo hasta alcanzar las yemas de mis dedos. Sentí cómo descendía a través de
mi torso hasta mis partes íntimas. Me abrasaba. Estaba ardiendo.
—Maestro —murmuré—, ¿qué es este líquido, más dulce que los besos?
Él apoyó la cabeza en la almohada y volvió la cabeza.
—Dámelo otra vez, maestro —dije.
El maestro me complació. Pero sólo me lo daba cuando lo deseaba él, a gotas,
con los ojos inundados de unas lágrimas rojas que a veces permitía que yo lamiera.”
Después de que Amadeo conociera aquel néctar que Marius le daba de vez en cuando, comenzó a preguntarse muchas cosas que no se animaba, hasta que un día lo espetó preguntándole ¿Cuál era el misterio que lo rodeaba?. Fue allí donde Marius no le queda más opción que decirle una parte de su verdad, permitiendo que este tomará un poco de la sangre del jovencito y viceversa. Amadeo ahora conocía el secreto y lo deseaba con todas sus fuerzas, si bien su “Maestro” se negó a dárselo, le colocó una condición, se lo daría si conocía todos los placeres. Fue así que Amadeo se convirtió en un experto en el arte de hacer el amor.
El muchacho, conoció en una de sus tantas noches a un inglés de nombre “lord Harlech” quién le trajo problemas, un día irrumpió en la casa de su maestro exigiendo que se marchará con él, accidentando a Riccardo, uno de los pupilos de Marius, Amadeo observando todo aquel desastre, decide increparlo, y se entrelazan en una pelea que termina con el inglés muerto y Amadeo veneno que poco a poco le proporcionará la dulce muerte. En ese momento él comenzó a recordar su pasado, como su padre lo vendió a unos sacerdotes, debido a que Andrei era un pintor muy reconocido de iconos y que aquellos querían tener para ellos y que además hiciera unos hermosos cuadros Cristianos.
“—Aún no ha llegado el momento de que te reúnas con nosotros, Andrei.
Yo me sentí profundamente acongojado. Estaba tan triste que no pude
articular una frase de protesta. Es más, comprendí que, por más que protestara, no
lograría disuadirles.
—¡Ah, Andrei! Siempre serás el mismo —dijo uno de los sacerdotes,
tomándome la mano—. No temas, pregunta”
Lo tomaron como un discípulo, donde le enseñaron a hacer un sacerdote, hasta el día que se iniciaría como tal, donde se sepultaban para acercarse a Dios, Andrei estaba dispuesto a ser uno de ellos. Al enterarse de que la intención de los monjes era enterrarlo, su padre fue en su búsqueda y lo salvó de que perdiera, no solo a su hijo, si no a un pintor excepcional.
Por otro lado, ya siendo Amadeo, luego de haberse convertido en vampiro, unos vampiros neófitos y necios, decidieron quemar la mansión con todos los habitantes dentro. Aunque trataron de escapar, se les fue imposible, Amadeo fue raptado por los vampiros y Marius quedó atrapado en el fuego.
Aquellos iban a quemarlo vivo, hacer que todo su ser desapareciera, pero cuando lo echaron al fuego, Santino lo salva de las llamas y tras una larga conversación, Amadeo se quedo entre ellos para convertirse luego en un líder.
Durante trescientos años estuvo vagando y con aquel grupo “Aquella última mañana en Roma, antes de partir hacia el norte, decidieron
cambiarme el nombre(...)Así fue como me convertí en Armand”. Este se convirtió en líder cuando Santino, quién creían muerto, desapareció. En ese momento, cuando llegó París, conoció a Lestat “Lestat nos destruyó. Me destruyó a mí”.
Y así fue que Armand se quedo con el teatro que este vampiro de cabellos rubios le proporciono “En él hallamos un refugio seguro donde
ocultarnos tras la máscara de pintura y glamour que disimulaba a la perfección
nuestra tez blanca y reluciente y nuestra fantástica gracia y destreza. Nos convertimos en actores, en una compañía teatral formada por inmortales
ligados con el propósito de representar unas alegres y decadentes pantomimas ante
unos espectadores mortales que jamás sospecharon que esos actores de tez blanca
fueran más monstruosos que cualquier monstruo que presentáramos en nuestras
pequeñas farsas o tragedias.
Así nació el Théátre des Vampires”
“Diré, para que conste en acta, que Claudia fue asesinada por mi demoníaca
compañía de actores y actrices, pues cuando apareció en el Théátre des Vampires
con Louis, su contrito y arrepentido protector y amante, muchos dedujeron que
Claudia había tratado de asesinar a su principal creador, el vampiro Lestat. El
asesinato o intento de asesinar al creador de uno era un delito castigado con la
muerte, y Claudia vino a engrosar las filas de los condenados tan pronto como los
miembros de la asamblea de París se percataron de su identidad, un ser prohibido,
una niña inmortal, demasiado pequeña, demasiado frágil pese a su encanto y su
astucia para sobrevivir por sus propios medios.”
Después de que Claudia estuviera muerta y Louis incendiara el teatro, Armand decidió vagar solo por el mundo.
Armand es un vampiro creativo, no solo se hizo cargo del teatro de los vampiros, si no que también crea “La isla Nocturna”.


Perfil psicológico:
Armand posee un humor muy característico, no suele ser de esos vampiros que la muerte les importa muy poco, aunque él sea el causante de algunas, siente que le debe un cierto respeto, fue así como se lo enseñó Marius, el que le dio el don oscuro. Tiene un estilo muy romántico, le gusta todo lo que tiene que ver con la literatura y el teatro, acostumbrado a sus viejos tiempos. Al ser uno de los más antiguos de su especie, es un líder natural y sabe manejar a las masas, es por ello que el nombre Armand es bastante respetado. Puede amar hasta el borde de la desesperación, sus celos lo pueden cegar y hasta provocar hacer locuras, se enamora muy fácilmente, pero suele desencariñarse también así de rápido. Con una postura bastante fría y modesta. Es lógico y piensa muy bien las cosas, aunque, cuando la situación lo sobre pasa o se ciega, comete varios errores que luego se arrepiente, pero se da cuenta de que ya es demasiado rápido.

Aspecto:
En realidad Andrei tenía el cabello rojizo y ondulado que lo llevaba hasta el mentón, con el aspecto de una mujer muy hermosa. Los ojos de color celestes al igual que el cielo, de rostro ovalado y angelical. Pero después de que conoció a Santino, comenzó a teñirse el cabello de negro y de vestir de aquel color. Su piel es pálida, como todos los vampiros y posee las uñas lacadas como todos ellos. A veces usa el cabello corto, oscuro. Sabe que después le crecerá nuevamente, tal cual quedo antes de ser vampiro.

Otros datos:
-Le gusta leer y el teatro.
-Le gusta estar a la moda y es por eso que se corta el cabello
-El arte en todas sus dimensiones le fascina.
-Tiene dos vampiros bajo su manto.


















Última edición por Mekare el Sáb Nov 23, 2013 6:13 pm, editado 1 vez

_________________

avatar
Mekare
Supervisora
Supervisora

Mensajes : 8521
Fecha de inscripción : 22/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSONAJES DE LAS CRONICAS VAMPIRICAS

Mensaje por Mekare el Jue Ago 29, 2013 5:18 pm

Teatro de los vampiros
Es el lugar de reunión y descanso de los vampiros de Paris en las novelas de las Crónicas vampíricas de la escritora Anne Rice.
Es un teatro que se burla de la existencia de los mortales. Los actores vampiro representan obras en las que utilizan sus poderes vampíricos e incluso llegan a beber la sangre de los espectadores. La audiencia sale del teatro pensando que todo ha sido una simple obra.
El propietario del teatro y patriarca de los vampiros de Paris es Armand que mantiene una relación muy especial con Lestat a lo largo de los siglos.






_________________

avatar
Mekare
Supervisora
Supervisora

Mensajes : 8521
Fecha de inscripción : 22/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: PERSONAJES DE LAS CRONICAS VAMPIRICAS

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.